Juguetelandia

¡Diego! Los carros van a 180 kilómetros por hora, recorren vías inhóspitas, suben y bajan montañas llenas de colores, pasan por encima de sofás y cunas peligrosas, driblean zapatos y pelotas y atraviesan laderas de colores con números pintados en el suelo. ¡Ten cuidado hijito!, los carros van muy rápido… ¡Diego! el carro no tiene chofer, ¿cómo es posible? ¡No importa!, el carro sigue avanzando. ¡Diego! Ten cuidado con los carros, ahora se han subido a tu pierna, a tu brazo, ¡a tu cabecita! Cuidado hijitoooo, ufff ya saltaron… cuidado Diego, ¡el carrito se cae! Pero el avión lo rescató, ¿viste hijito? Qué lindo el avión, rummm el avión voló y rescató el carro que cayó de tu cabeza. ¿Viste? ¿Qué, el carro también vuela? ¡Sí, vuela!, ¿no viste?… Pero que fila de trenes has armado Diego, que lindos trenes. Ahora están avanzando, el ruido es ensordecedor, casi chocan, avanzan rápido, muy rápido, ¡cuidado!, túuu túuuuuu, van a pasar por debajo del peligroso y oscuro puente de madera, túuu túuuuuu… ahora está oscuro Diego. ¿Pasarán los trenes hijito? ¿Podrán? A ver… túuu túuuuuu, ¡Sí! ¡Pasaron por debajo del puente! ¡Bravo Diego! ¡Cuidado! Ahora avanzan por el filo del precipicio hijito… Que linda casita de colores has armado, ¿hay que armar una torre? Qué grande la torre hijito. ¿Hasta dónde llega? ¿hasta las palomitas? ¿hasta el cielo? ¿quién vive ahí? ¿el pato o el perrito? Ah no, ¡el león! Sí hijito, el león, ¿cómo hace el león? ¿tan fuerte? ¡me asusto! ¡muy fuerte ese león! Entonces, ¿cómo hace el perrito?, ¿y el gato? Uy Diego, me asusto, dale besito a papá, se asusta papá. Abrázame hijito… ¡Diego!, el caballito corre por el aire, porque lo persigue el león que canta, atrás viene volando el carro sin chofer y los trenes sonrientes. Las casitas y las torres de colores llegan hasta el cielo, así como el amor de mamá y papá. Shhhhh hijito ya no hagamos ruido,  porque la palomita y el perrito ya está durmiendo en su casita con su mamá, ven durmamos abrazaditos de mamá.

Todo es posible Diego, esa es la vida hijito, todo puede suceder si tú lo imaginas. Hagamos que siempre corran los carritos por los aires hijo, o si estamos más osados ¡hagamos un magnífico choque de trenes!

juguetelandia1IMAGE juguetelandia2IMAGE juguetelandia3IMAGE juguetelandia4IMAGE juguetelandia5IMAGE

SUBIREMAILFacebookTWITTER