Tus “Te amo”

Amo tus “te amo” porque son libres, porque vuelan por al aire y llegan a mi corazón con una melodía alegre. En cambio, los míos son excesivos, amelcochados, adoloridos. En cada uno hay un ruego de amor, un desgarro, una exigencia, una infantil necesidad de cariño, una infinita carencia que nunca será saciada. Y te exijo que la sacies, te apremio con mis necesidades como un niño que jalonea la falda de mamá por un dulce. Y sin embargo me sonríes, me abrazas y me arropas en tu regazo. No sabes que con ese abrazo me llevaste al cielo, me sacaste de las sombras y aliviaste mis heridas como con un bálsamo mágico.

Por eso tus “te amo” valen mucho más que los míos, porque son puros y felices, porque salen de tu boca sin dolor ni traumas, porque curan. Y luego de decirlos vuelves, distraída, a lo tuyo, a la vida que no tiene dolor. Y yo me voy soñando con tu abrazo y esperando, ingenuo, que me cure para siempre.

Eres la medicina alegre que necesitaré siempre.

Te amo.

Alvaro

SUBIREMAILFacebookTWITTER